El jardín robótico del MIT

El MIT es uno de los centros de referencia en Ciencia y Tecnología. Para los formadores en programación para niños también tiene un significado muy especial, puesto que el lenguaje Scratch surgió en su campus. Según informa Xataka, el MIT plantea nuevos proyectos en los que el software pasa a un segundo plano  y se produce una mayor interacción con objetos físicos a la hora de diseñar proyectos. El mejor ejemplo es un pequeño jardín con flores que responden a una app de smartphone o tablet: las hojas cambian de color y los pétalos se mueven en función de lo que se desee.

El resultado final del proyecto se podrá ver en mayo, concretamente en la International Conference on Robotics and Automation de Seattle.